coronavirus-tecnologia

Búsqueda de talento: el reto de Bizintek tras el coronavirus

En sus 15 años de historia, Bizintek ha afrontado diferentes retos y momentos cruciales. Sin duda la pandemia del coronavirus y la emergencia sanitaria que ha generado ha afectado a la actividad habitual de todo el sector, pero ahora se presenta un nuevo escenario marcado por la oportunidad tecnológica. Esta semana, analizamos el ecosistema tecnológico postcovid, marcado por una meta crucial: la búsqueda de talento.

A diferencia de lo que ocurre en otros sectores, irremediablemente frenados o incluso paralizados por los efectos del coronavirus, Bizintek tiene la suerte de haber podido seguir adelante incluso en estas circunstancias. La clave ha sido contar con el apoyo de los clientes: los proyectos siguen adelante, la ilusión de la plantilla y de todos los colaboradores se mantiene intacta, y entre todos el objetivo común sigue siendo el mismo: seguir creciendo y gestionando este desarrollo de manera responsable y sostenible.

20% de crecimiento anual: Bizintek tiene visión de futuro

Después de dos años de mucho trabajo en los que Bizintek ha dado un salto en la profesionalización de la empresa y su consolidación corporativa, ahora contamos con la capacidad para gestionar este crecimiento.
A día de hoy, el mayor reto para Bizintek y para el resto de empresas que desarrollan nuecvas tecnologías en Euskadi es la captación de talento. Resulta insospechadamente complicado encontrar personas con los perfiles técnicos necesarios para satisfacer la feroz demanda de copetencias que caracteriza este sector, como ingenieros electrónicos por ejemplo. En definitiva, dejando al margen el aspecto comercial, el reto fundamental para las empresas tecnológicas en los próximos cinco a diez años es atraer y retener el talento.

Un trabajo atractivo, con visión de futuro, pero sin cantera

El objetivo de Bizintek es ser una empresa atractiva para las personas: abordamos proyectos muy diversos, repletos de posibilidades a todos los niveles. El problema es el siguiente: resulta muy complicado competir con grandes empresas que demandan ingenieros, como Price Waterhouse por ejemplo, y que acaparan la atención de las nuevas generaciones según terminan sus estudios. Sin ir más lejos, las últimas incorporaciones a Bizintek proceden de fuera de Euskadi.
Actualmente, nuestro mercado laboral presenta una serie de carencias. Faltan tanto perfiles técnicos como la motivación para realizar este tipo de estudios. Las empresas tecnológicas que compiten al nivel de Bizintek tienen un gran reto por delante, y consiste en explicar a las nuevas generaciones cómo funcionan sus empresas y de qué manera pueden enriquecer sus carreras. Resulta muy complicado retener el talento a nivel local, ya que los gigantes del mercado resultan mucho más atractivos a ojos de estudiantes recién graduados.

Los límites del IoT en la tecnología post pandemia

En estos momentos, Bizintek está recibiendo muchas consultas sobre proyectos relacionados con tecnología contactless. Por ejemplo, ya se está desarrollando un sistema de control de aforos para garantizar el distanciamiento físico en diversos espacios.
Por supuesto, el auge de este tipo de tecnologías es un factor positivo para Bizintek, porque es el mundo que conocemos y nos apasiona. No obstante, desarrollar productos electrónicos en base a las nuevas normas sanitarias es un proceso que hay que tomar con mucha prudencia. Un dispositivo tecnológico no se diseña desde cero en dos meses. En este mercado regido por la oportunidad y la necesidad resulta más interesante fijarse en opciones ya desarrolladas para adaptarlas al contexto actual.

Para Bizintek, el límite de la tecnología está marcado por su utilidad. No importa cómo de complejo y avanzado sea un dispositivo, lo primero es que sea útil. Lo que desarrollemos a partir de ahora tiene que ser más útil que la opción anterior. Buscamos crear tecnología que ayude a las personas, que les permita ser más eficientes, o mejorar su vida diaria, o ahorrar costes en su trabajo… La tecnología en sí misma no es el objetivo, sino el medio.