calidad Bizintek

Alcanzar la máxima calidad: esfuerzo constante para ir siempre por delante

Nos hemos acostumbrado a que los nuevos productos tecnológicos sean cada vez más pequeños y eficientes. No obstante, a medida que el tamaño se reduce, los dispositivos electrónicos son cada vez más complejos a nivel técnico, más avanzados y complicados de fabricar y ensamblar. Además, la llegada del IoT implica mayor desarrollo. ¿Cómo garantizar la calidad en todas las etapas del proceso? Alcanzar los más altos estándares debe ser el objetivo principal de una ingeniería de ciclo completo como Bizintek.

El mundo del diseño electrónico y de la producción, montaje y comercialización de dispositivos de alta tecnología es complejo y está sujeto a infinitas variables, tanto desde un punto de vista técnico como industrial. Normalmente, el mayor desafío consiste en adecuar la ingeniería con las expectativas que tiene un cliente sobre determinado producto: viabilidad de fabricación y operatividad, compatibilidad de los procesos, potencial de mercado…

Aquí está la clave del servicio de ciclo completo que ofrece Bizintek para el desarrollo eficaz de una idea: la ingeniería solapada. Se trata de trabajar en paralelo y dar con la mejor solución para que el proyecto alcance su objetivo. El punto de encuentro entre expectativas y producción está marcado por la comunicación entre el cliente y los actores pertinentes de cada fase, para ajustar al máximo los requisitos técnicos, comerciales e industriales de cada producto.

Ingeniería en paralelo y comunicación

Pongamos un ejemplo: Bizintek recibe desde simples ideas o bocetos hasta propuestas elaboradas por personas que cuentan con conocimientos y una idea muy clara de cómo desean fabricar un producto electrónico. Antes de comenzar el proceso definitivo, se realiza un análisis técnico detallado de cada producción. Es mucho más complejo que recibir componentes, placas y circuitos y ensamblarlos: se estudian una serie de criterios y se definen los parámetros que permiten programar cada paso de la producción para completar con éxito el diseño.

Antes de empezar la fabricación, todos los proyectos se someten a un estudio de mercado para establecer los objetivos, reorientar la idea y buscar la mejor solución para cada caso concreto. Exponiendo cada desarrollo a un estudio pormenorizado se pueden detectar pequeños errores que implican revisar el diseño para mejorar su viabilidad productiva. Sin ir más lejos, gracias a este feedback es posible sustituir a tiempo un simple componente que excede las dimensiones y que más adelante puede rozar con la carcasa mecánica de un producto. Es el caso más sencillo, claro. Actualmente, prácticamente ninguna empresa además de Bizintek ofrece este nivel de precisión en sus investigaciones previas.

Gracias a esta dinámica de ingeniería solapada y comunicación constante, desde el primer prototipo todo el desarrollo está enfocado a que el proyecto sea viable y producible. Obviamente siempre existen aspectos mejorables, pero es un proceso de optimización que arranca desde el inicio. De esta manera, las personas a cargo del desarrollo, diseño e industrialización de cada producto trabajan con la eficacia final siempre en mente.

Perder calidad, perder clientes

La mejora continua es un aspecto fundamental a la hora de alcanzar y mantener los más altos niveles de calidad, que es y será siempre el objetivo principal de Bizintek. Por ello, el esfuerzo diario pasa por trabajar en la optimización de procedimientos en todas las etapas. Los mejores resultados implican ajustar los beneficios en pro de una calidad óptima, que es lo que desea el cliente en cualquier caso.

El mayor logro es seguir creciendo

En este sentido, Bizintek es una ingeniería de vocación y pasión. Las personas que forman parte de esta empresa puntera, que cumplirá 15 años en 2020, no están de paso: cuentan con una amplia experiencia contrastada en diferentes campos, conocimientos únicos en el sector y la convicción de participar en un proyecto tecnológico con visión de futuro.

El esfuerzo y la humildad en el trabajo diario son los valores que fundan el espíritu de Bizintek. A lo largo de estos años, esta ingeniería ha superado con éxito diversas fases y retos, demostrando contar con una enorme capacidad de reacción. Gracias a la experiencia y formación de, las medidas adecuadas han sido aplicadas en el momento indicado para corregir todos los imprevistos de cada proyecto, alcanzando así los objetivos industriales y de satisfacción de los clientes. Para ellos, Bizintek es una garantía de calidad que define a la propia empresa.