tabla-onean

¿Cómo nació la tabla de surf eléctrica Onean?

De proyecto interno de Bizintek a líder mundial en su segmento de tablas eléctricas autopropulsadas. ¿Cómo logró Bizintek desarrollar la increíble tabla Onean, un éxito internacional que ha difundido el nombre de ambas compañías en todo el mundo?

Bizintek y Aquila van de la mano de Onean, la tabla eléctrica autopropulsada que triunfa en todo el mundo. En concreto, fue Iñigo Sobradillo, cofundador de Bizintek y amante del windsurf, quien tuvo la idea en primer lugar. La compañía de tablas autopropulsadas nació en el seno de Bizintek, cuando la ingeniería aún se encontraba experimentando con proyectos de movilidad eléctrica. Es decir, la idea de crear una tabla de surf eléctrica surgió dentro de una empresa cuya prioridad pasa por cumplir con todos los requisitos de sus clientes.

Por ello, muchas veces faltaba el tiempo para poder desarrollar esta iniciativa pionera, y sus creadores sacaron adelante el proyecto a base de sacrificio y de malabarismos a la hora de compaginar tareas. Casi tres años de harduo trabajo después, la tabla Onean empieza a materializarse definitivamente a través de prototipos, desarrollos de motores, microturbinas y baterías.

¿Cómo construir un proyecto tecnológico de éxito?

Una vez consolidado el proyecto de lanzar al mercado una tabla eléctrica, el gran reto entonces consistía en encontrar la financiación necesaria. Aquí viene quizás la parte más sorprendente de la historia de Onean. Como dicta el manual de la auténtica startup, Sobradillo decidió hacer un llamamiento a los futuros clientes a través del modelo del crowdfunding.

Tras grabar un vídeo promocional que caló entre posibles usuarios, se propuso que los interesados que adelantaran el pago para ser los primeros en poder disponer del producto. El vídeo dio la vuelta al mundo, y de pronto los responsables del proyecto se encontraron con más de un millón de euros en pedidos. Es más, el volumen de transferencias desde el extranjero era tal que el banco pedía explicaciones para entender lo que estaba pasando.

Aquila nació con la misma concepción que Bizintek: el límite de la tecnología está marcado por su utilidad. En este caso, en cuanto el usuario descubrió el producto, su utilidad quedó de manifiesto: casi un millón y medio de euros en financiación anticipada e internacional lo atestiguan, y su imparable éxito desde entonces lo confirma.

Onean: la tabla eléctrica que triunfa en todo el mundo

Hoy Aquila, que vende sus tablas bajo la marca Onean, cuenta con instalaciones renovadas y ampliadas en Bilbao. Bizintek se encarga de la electrónica, del cerebro de la tabla. Otros componentes provienen del extranjero, de Asia, Alemania… A día de hoy, Aquila emplea a 25 personas y produce 60 tablas a la semana. Todo un logro tecnológico, económico y social para una compañía que nace en el seno de una ingeniería, compartiendo su misma pasión por la tecnología y por crear nuevas experiencias únicas a través a ella.

Y… ¿cuál es el camino a partir de ahora? Eso sí, a pesar de su éxito, las personas al frente de Aquila tienen los pies sobre el suelo. “No queremos crecer demasiado rápido. Preferimos ir al ritmo del mercado, que va poco a poco conociendo el producto”, asegura Iñigo Sobradillo, cofundador de la compañía. La ingeniería seguirá siendo el centro de la empresa, que pretende diversificar el producto hacia nuevos usos como el salvamento marítimo o el freestyle. Además, en breve incorporará talleres especializados y abrirá una nueva ronda de financiación. Onean y Aquila surcan las olas, sin prisa pero sobre todo sin pausa.

Onean en cifras: un rendimiento digno del siglo XXI

  • Velocidad: entre 18 y 45 km/h
  • Precio: de 5.000 a 10.000 euros
  • 14 kilos de peso, 2 horas de carga, autonomía mejorada (+30 minutos a plena velocidad).
  • Modelos Carver X, Manta y Carver Twin.
  • ¿Dónde comprar esta tabla? A través de la web de Onean o mediante algunos distribuidores locales.

tabla-onean-urdaibai

tabla onean

tabla onean