¿La universidad orientada a la empresa?

Hace aproximadamente un mes comenzamos un proceso de selección para incorporar en Bizintek un diseñador industrial para trabajaren la concepción y desarrollo de nuevos productos. Hemos recibido un montón de currículums (más de 200) lo que no es de extrañar con las galopantes cifras de paro. Lo que sí me ha sorprendido gratamente es la calidad de los currículums.

Hay mucha gente joven que tienen muchas ganas de aplicar el diseño a la creación de nuevos productos. Algunos nos contaban que muchos de sus compañeros de carrera han tenido que optar por alejarse del diseño y centrarse en temas más técnicos e ingenieriles por la falta de perspectivas laborables en este ámbito.

La mayoría nos han presentado los conceptos y proyectos desarrollados en sus estudios de Ingeniería de Diseño Industrial o en los Masters realizados (muchos de ellos en el extranjero) y la verdad que me ha encantado la orientación y cómo han desarrollado los trabajos dentro de sus estudios. Muchos de los perfiles provienen de la Universidad de Mondragón en la especialidad de Diseño Industrial y la verdad que por primera vez me ha parecido que los estudios de una ingeniería en España realmente han servido a los alumnos de cara al futuro laboral y sobre todo han obligado a los alumnos a pensar en términos de usuario, modelos de negocio, vender el producto, la idea, creatividad etc..

En “Teleco” en la Escuela de Ingenieros de Bilbao este tipo de disciplinas ni siquiera las rozamos, hicimos muy pocas actividades prácticas orientadas al mercado laboral, a la creación y diseño de productos. Me consta que desde mi paso por la universidad tampoco se han variado en exceso las materias.

En general la educación universitaria está olvidando que, en cualquiera de las ramas de la ingeniería, en el trabajo de un ingeniero debe primar la creación y el diseño de objetos, sistemas y procesos orientados al mercado y a la generación de valor.

Son necesarios cambios

Viendo en perspectiva lo que ha sido mi educación universitaria y los casos que he visto a mi alrededor creo que no estamos formando a los profesionales del futuro con una orientación a la empresa y al desarrollo profesional. Estoy de acuerdo con el discurso que se mantiene de que la universidad ayuda a forjar una estructura de conocimiento básica sobre la que luego desarrollarnos en nuestra vida laboral.

Sin embargo, los tiempos han cambiado, las empresas no pueden esperar a que los universitarios tarden uno o dos años más en aprender mientras trabajan (esto también puede ser una de las causas del enorme paro en menores de 30 años). Tenemos que acortar ese “gap” al máximo posible y creo que tampoco hace falta derruir el actual sistema universitario,bastaría con hacer algunos cambios:

  • Asignaturas en inglés: El nivel de inglés de nuestros universitarios es de los peores de Europa. No se utiliza en 4 o 5 años casi nada.
  • Más trabajos grupales ”simulando el futuro trabajo a desempeñar”: la creación de una empresa, un encargo de un diseño por parte de un cliente. Etc.. Estas situaciones te ayudan a tener una visión global de cómo funcionan las empresas
  • Presentación en clase de los trabajos realizados: Creo que terminé mis estudios universitarios sin haber presentado oralmente ni un solo trabajo. Saber venderse uno mismo y lo que hace es un 50% del éxito profesional
  • Reducción drástica de las materias que están a golpe de Wikipedia: La acumulación de contenido inservible en nuestro cerebro es inútil y además se olvida en menos de un año.
  • Prácticas obligatorias en empresas durante el último año de carrera.
Escrito por: Daniel del Río